PUNTO

Para, a fin de o con objeto de

“A fin de” y “con objeto de” juegan el mismo papel que la preposición “para“.  Pero, no significan lo mismo que “al fin“.

Decimos: 

Hago horas extras para terminar el trabajo.

Hago horas extras con objeto de terminar el trabajo.

Hago horas extras a fin de terminar el trabajo.

No decimos:

Hago horas extras al fin de terminar el trabajo.